Pedidos increíbles.

Sin pretender ser vulgar utilizando palabras malsonantes, quiero narrar una pequeña anécdota.
Una vez me escribió un joven pidiendo traducir al ruso la frase “Somos gilipollas”.

Recuerdo que me escribió de manera muy educada y yo diría “tímida”: todo “usted”, “por favor”, “si fuera posible” etc. Me explicó que él y sus amigos decidieron hacer un tatuaje con esta frase tan profunda escrita en ruso.

Yo escribí la frase, utilizando un tipo de letras de diseño, muy rico, estilo barocco. Salió muy bonito, de verdad.

Se quedó muy contento… Me preguntó por el precio. “Nada, nada. Regalo de casa.” – fue mi respuesta.

Y todos tan amigos.

Fue la traducción más inusual que me ha tocado hacer en mi carrera de traductor. Pero bueno, hay gente para todo.

Sí alguien quiere compartir una experiencia parecida – bienvenidos.

Esta entrada fue publicada en Blog para traductores y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *